Crippled black phoenix – Ellengæst

El fénix, cuanto más lisiado, más hermoso.

La banda inglesa Crippled Black Phoenix cumplen nada menos que 13 años de existencia comandada por su alma mater, el guitarrista y compositor Justin Greaves. El absoluto eclecticismo a la hora de recoger influencias de géneros como el post-rock, experimental rock, ambient, progressive rock, macabre rock e incluso del dark folk ha creado una impronta reconocible y muy personal. Por otro lado, a pesar de que su estilo raramente se acerca a terrenos más extremos, su enfoque oscuro y pesimista, ha permitido que su nombre esté asociado a la esfera del metal.

A lo largo de este tiempo, los cambios de formación han sido una constante que nunca ha impedido continuar editando trabajos con regularidad y sin perder su sello. Su último trabajo, Ellengæst, es también la más reciente muestra de ello, ya que antes de iniciar el proceso de grabación, Daniel Änghede, quien era vocalista y teclista hasta la fecha, dejaba de formar parte de la banda. Un obstáculo imprevisto que habría supuesto un grave problema para la mayoría de artistas, pero Justin Greaves ha sabido compensar la pérdida rodeándose de la colaboración de otros compañeros y amigos.

La primera de ellas es la de Vincent Cavanagh (Anathema) en  ”House of fools”. Alternándose con Belinda Kordic, nos regala algunos de los momentos más duros del disco, musicalmente hablando, junto a un pasaje intermedio puramente ambiental que evoluciona in crescendo hasta un intenso final.

El dúo vocal se repite en “Lost”, que navega entre el post rock y el gothic rock clásico, con un tono melancólico y profundamente pesimista cuyo coro repite

“We are lost as humans”

Este tono nihlista, con un cierto grado de resignación o pesimismo impregna todo el álbum, acompañando melodías melancólicas y delicados arreglos. Con “In the night” adquiere un aura romántica envuelta en una atmósfera trágica, con la impresionante colaboración de Gaahl, que con voz limpia, alcanza un tono grave y profundo. Su aura de cantautor maldito logra que

“Live to fight another day.

Live to fight day by day”.

suene como una condena insufrible.

Cry of love” recupera el espíritu del rock gótico, con Ryan Patterson, bajista de sesión de la propia banda, mostrando muy buenas maneras vocales. Kordic se hace con un merecido protagonismo en “Everything I say”, la pista más cercana al post metal, con una voz que emana ecos de folk, post punk e incluso un deje lánguido muy jazzístico.

Finalizando el disco, “The invisible” es un triste nocturno, largo, pausado y emotivo, que cuenta con la voz de Jonathan Hulten (Tribulation), en un papel de introspectivo romántico que ya ha mostrado en sus trabajos en solitario.

El post punk y gothic rock presente desde el primer minuto, reciben un último homenaje con una versión de “She’s in parties” algo más etérea. Así se pone fin a la forma más resiliente de un proyecto que, de la mano de su fundador, ha demostrado estar por encima de nombres y formaciones, más allá del suyo propio.

En el idioma chino, la palabra wei-chi (危机) significa tanto “crisis” como “oportunidad”. Crippled Black Phoenix han llevado a la práctica ésta doble interpretación, convirtiendo lo que comenzó como un problema importante, en uno de sus puntos fuertes. La variedad de vocalistas y sus distintos estilos y registros con las que cuenta, se une al ya tradicional eclecticismo de la banda. Ellengæst es nostalgia, variedad, emoción y refinada elegancia y, quizá, un punto de inflexión que marcará el futuro compositivo del proyecto.

 

Categorías: - - - - - - - -

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *