Pure Wrath – Hymn to the Woeful Hearts

Genocidio y catársis

Cuando decidí escuchar Pure Wrath, encarecidamente recomendado por el camarada Lavrenti, no sabía exactamente qué me ha iba a encontrar. Se trata de una one man band de Ryo, músico indonesio miembro de bandas como (Bloodriven, Cadavoracity, Insolence, Lament, Omnivorous o Perverted Dexterity).

La portada de Hymn to the Woeful Hearts es una pintura, en la que se representa a una anciana de espaldas a una casa ardiendo, pesadamente apoyada sobre un cayado, con un paisaje campestre en segundo plano. Inmediatamente me vino a la mente las portadas de Afsky y Omitir, comprobando poco después que no se trataba de un detalle banal, pues musicalmente se encuadra dentro del mismo subgénero. Pero antes ofrecemos un poco de contexto histórico.

En 1965 indonesia era gobernada por una coalición de religiosos, militares y el partido comunista indonesio, el PKI, que en aquella época era el tercero más grande del mundo. Tras detectar un plan para cometer un golpe de estado, se apresó y ejecutó a varios militares implicados en la trama. El general Suharto, que apoyaba a los golpistas, aprovechó la ocasión para difundir falsos rumores, afirmando que los militares habían sido torturados de forma horribles. La operación fue exitosa y tanto nacional como internacionalmente, se adoptó la postura de que la tortura no solo era cierta, sino que se trató de un intento comunista de desestabilizar el gobierno democrático. Suharto acabó ejecutando un golpe de estado tras el que de realizó una purga indiscriminada de comunistas, chinos y ateos que, aún a día de hoy, es negada por el gobierno indonesio.

Hymn to the Woeful Hearts trata sobre esta matanza y los horrores que se vivieron. Aunque Pure Wrath no se adentra en terreno puramente político, más allá de lo concerniente al horror producido y al sufrimiento provocado, me permito añadir que todo esto se produjo bajo la mirada de la mayoría de naciones europeas, que vieron el golpe de estado como una victoria sobre el comunismo en un contexto de guerra fría. Las fuentes más fiables hablan de cifras que oscilan entre el medio millón y los dos millones de víctimas de una masacre, posteriormente transformada en sanguinaria dictadura que duraría tres décadas.

A través de seis canciones largas y complejas, nos adentramos en la historia de una madre, superviviente de la matanza, cuyo hijo es apresado, encerrado, torturado y finalmente decapitado. La verosimilitud del relato impone un marco trágico, que se acompaña de composiciones cargadas de rabia, melancolía y emociones ásperas.

Estilísticamente, Hymn to the Woeful Hearts se mueve entre varios subgénero, pero su equilibrio y complejidad es tan formidable, que resulta imposible apostar por una definición estanca.

A pesar del terrible contexto en el que se desarrolla su apartado lírico, su black metal no opta por la tristeza ni la depresión, sino que una pátina de melancolía envuelve una rabia y un dolor que arrasa toda posibilidad de abatimiento. No obstante, no se deja arrastrar por la furia ciega, incorporando elementos enriquecedores, ornamentado la música con una gran variedad de detalles y arreglos.

Las guitarras, inventivas pero precisas, descargan un torrente de riffs y melodías, cargadas de una personalidad capaz de evitar la sensación de repetición, pero manteniendo una identidad similar durante todo el trabajo. Como acompañamiento a Ryo, encontramos a Yurii Kononov (Sauroctonos, Ex White Ward) encargado de la batería, junto a Dice Midyanti del cello y el piano y Nick Kushnir (Sauroctonos, Suicide Nation), que ofrece su delicada guitarra para cerrar el álbum.

Estas dos menciones no son banas, pues completan una fórmula excepcionalmente equilibrada, que puede alcanzar tintes marciales, transformarse en pasajes cargados de épica y violencia, hasta alcanzar un epílogo en forma de guitarra acústica profundamente bella y melancólica.

Hymn to the Woeful Hearts es sinfónico y atmosférico, pero sabe ser directo y crudo. Remueve las entrañas buscando los rincones de la ira, hace temblar el pecho con desmedida emoción y te sumerge en su relato desde el primer segundo. Todas las teclas y resortes que dan vida a esta obra colosal, están en el lugar preciso y han sido accionadas en el momento justo. El balance creativo, el equilibrio emociones mal y la profundidad de sus intenciones se alinean en una obra potente, conmovedora, épica y desoladora,

 

 

Categorías: - - - - - - -

Leave a Reply

Your email address will not be published.