Brigadistas Internacionales: Oliver Law

Héroe y pionero

Oliver Law nació en Texas, el 23 de Octubre de 1900. Con 19 años se alistó en el ejército durante, sirviendo durante seis años en el 24º regimiento de infantería, destinado principalmente en la frontera con México. Fue una de las seis unidades organizadas tras la guerra civil que estaban formados únicamente por soldados negros. En aquella época un soldado de raza negra no tenía la posibilidad real de ascender en la jerarquía militar, de manera que decidió cambiar el rumbo de su carrera profesional.

Tras residir unos años en Bluffton, Indiana, trabajando en una fábrica de cemento, Law se trasladó a Chicago en busca de un trabajo más estable. Cuando pareció haberlo encontrado como taxista para la Yellow Cab Company, estalló la Gran Depresión. Al igual a millones de trabajadores y trabajadoras, tuvo que lidiar con largas temporadas de desempleo interrumpidas sólo por trabajos esporádicos como estibador y en la hostelería. Llegó incluso, sin mucho éxito, a regentar su propio restaurante.

Durante aquellos años en los que pasaba mucho tiempo inactivo laboralmente, fue adquiriendo un progresivo compromiso social y ético que lo convertiría en activista. Se unió a la sección de Chicago del sindicato internacional de estibadores International Longshore´s Association (ILA) y después al International Labor Defense (ILD). Esta organización formaba parte de la International Red Aid (o MOPR, acrónimo de Междунаро́дная организа́ция по́мощи борца́м револю́ции), promovida a su vez por el Komintern o Internacional Comunista. La principal tarea de esta red era la de proporcional defensa legal, ayuda material y apoyo moral a prisioneros políticos, que alrededor del mundo participaban en la guerra de clases.

Fue precisamente en el comunismo donde Law encontró el espacio ideológico y pragmático, donde confluía la lucha por sus derechos como trabajador y como ciudadano negro A partir de ese momento la policía de Chicago comenzó a acosar y perseguir a los activistas, hasta que el 6 de Marzo de 1930 fue atacado y arrestado. Durante las protestas celebradas en el Día Internacional del Desempleo, la policía apaleó brutalmente a 14 activistas entre los que se encontraba Law. La violencia no hizo sino afianzar su compromiso con la causa de los trabajadores.

En los años posteriores se convirtió, de facto, en un líder de la izquierda en la comunidad negra de Chicago, encontrando finalmente una fuente de ingresos estable trabajando para la Works Project Administration (WPA). La WPA fue una agencia creada como parte del New Deal, destinada a la creación de empleos de obra pública que dieran sustento a los millones de ciudadanos que se encontraban desempleados tras la Gran Depresión.

Protesta en Harlem contra el ataque fascista a Etiopía. 1935.

Casi al mismo tiempo que se asentaba en su nueva ocupación, el fascismo hacía su aparición a escala internacional. Las tropas del dictador Mussolini invadieron Etiopía alegando un motivo de “interés nacional”. Law y sus camaradas volvían a tomar las calles en una protesta, no autorizada, bautizada como “Hands off Ethiopia”. Pero la protesta ya no era suficiente y varios cientos de afroamericanos se organizaron para luchar en Etiopía.

Nunca llegaron a embarcar, ya que las fuerzas etíopes, mal equipadas y con menor formación, cayeron muy pronto ante la ofensiva fascista, que incluyó el uso de armas químicas y tecnología militar avanzada.

Poco tiempo después, en 1936, aquellos mismos hombres supieron que las tropas italianas que habían invadido Etiopía, se dirigían a prestar ayuda al general golpista Franco. Con la ayuda italiana y la más que probable alemana, parecía claro que la República española no resistiría al golpe. Al menos no sin ayuda externa que apoyara a un ejército con menos medios y en gran medida compuesto no por militares, sino por milicianos con escasa formación.

El 16 de enero de 1937, Law se embarcó camino de España, formando el Batallón Lincoln de brigadistas norteamericanos perteneciente a la XV brigada. La situación en la península era ya delicada, con las fuerzas rebeldes acercándose peligrosamente a Madrid, de manera que apenas hubieron llegado, fueron enviados a combatir en la que pasó a llamarse la “Batalla del Jarama”.

Infantería republicana en la Batalla del Jarama

Probablemente una de las confrontaciones más cruentas de la guerra, que acabó con entre 6 y 7 mil bajas en el bando sublevado y entre 9 y 10 mil en el republicano. En el Batallón Lincoln resultarían heridos o muertos alrededor del 65% de sus efectivos.

El general Pavlov abrió una brecha con sus tanques soviéticos entre las brigadas de Barrón y Buroaga. Los aviones Polikarpov rusos causaron grandes bajas entre los Junkers alemanes y la XV brigada, defendió con éxito la Cota 700. Durante la contienda, la actuación de Law le había servido para ascender a comandante de la compañía de ametralladoras. Durante la batalla el bando republicano resistió el ataque y, aunque los rebeldes no se retiraron completamente, Madrid fue salvado y con ella la carretera de Madrid-Valencia (fue en Valencia donde de trasladaría el gobierno republicano).

Una canción, basada en la canción folcórica americana “El valle del Río Rojo”, se adaptaría para recordar la Batalla del Jarama.

JARAMA VALLEY

There’s a valley in Spain called Jarama.

It’s a place that we all know so well.

It was there that we gave of our manhood

and so many of our brave comrades fell.

We are proud of the Lincoln Battalion

and the fight for Madrid that it made.

There we fought like true sons of the people

as part of the Fifteenth Brigade.

Now we’re far from that valley of sorrow

nut its memory we ne’er will forget,

so before we conclude this reunion

let us stand to our glorious dead.

 

EL VALLE DEL JARAMA

Hay un valle en España llamado Jarama.

Es un lugar que nosotros conocemos bien.

Fue allí donde dimos nuestro arrojo

y donde cayeron nuestros valientes camaradas.

Estamos orgullosos del Batallón Lincoln

y de la lucha que hizo por Madrid.

Allí luchamos como verdaderos hijos del pueblo

como parte de la Quince Brigada.

Ahora estamos lejos de aquel valle de dolor

pero su memoria nunca olvidaremos;

así que antes de que concluir esta reunión

pongámonos en pie por nuestros gloriosos muertos.

 

Una vez finalizada la refriega, el Batallón Lincoln fue replegado, a finales de Febrero, para gozar de un necesario descanso. Durante las semanas posteriores, la llegada de nuevos brigadistas norteamericanos ayudó a paliar parcialmente la gran cantidad de bajas sufridas. Una buena parte de los oficiales habían sido reasignados o caídos en batalla, por lo que fueron necesarios nuevos nombramientos. A petición de sus compañeros (recordemos que los brigadistas estadounidenses eran en su gran mayoría blancos), el 12 de Junio de 1937, Oliver Law fue elegido comandante del Batallón. Era el primer norteamericano negro en comandar una unidad de tropas militares blancas.

Tras la reagrupación, fue enviado en Julio a Brunete, donde el ejército republicano planeó una ofensiva destinada a paliar la presión sobre Madrid y el frente norte.  La cruel ironía que a veces reina en la guerra, hizo que un lugar en principio sin gran importancia fuera el escenario del combate más sangriento de la guerra. Si la batalla del Jarama había sido brutal, la de Brunete fue una matanza que causó numerosísimas bajas en ambos bandos, incluyendo el Batallón Lincoln. El bando republicano sufrió unas 20000 bajas entre muertos y heridos por unas 17000 del bando franquista.

Republicanos durante la batalla de Brunete.

Muchas vidas se perdieron en aquella batalla, incluyendo la de Oliver Law, que recibió dos disparos en el pecho cuando lideraba la carga en el Cerro del Mosquito. Aún con vida, mientras cargaban con él hacia la retaguardia, exigía que sus compañeros se centraran en otros heridos que lo necesitaran más que él.

Fue enterrado en un lugar improvisado, que desaparecería tras la guerra. En su tumba, sus compañeros dejaron un mensaje orgulloso:

“El primer negro en comandar a soldados americanos blancos”.

Cartel anticomunista durante la época del Macartismo.

La guerra continuó y el Batallón Lincoln continuó luchando y sufriendo bajas durante el año que aún participaría en la guerra. Aquellos que regresaron con vida a los Estados Unidos comprobaron con gran pesar cómo su país, lejos de reconocer su aportación a la defensa de la democracia y la libertad, los tachaba de individuos peligrosos. Muchos de ellos fueron perseguidos, señalados, interrogados, arrestados y acosados durante la Caza de Brujas, que dio lugar al Macartismo durante los años 50.

El cineasta Paul Robeson se propuso realizar una película que contara su historia, pero nunca recibió el apoyo necesario. Más tarde declararía que “los mismos intereses comerciales que bloquearon todo esfuerzo por ayudar a España, controla la industria cinematográfica, rechazando por tanto contar una historia como ésta”.

Pero el relato de Oliver Law no sólo fue silenciado durante muchos años, sino que se intentó tergiversar. El novelista anticomunista William Herrick, en su paranoia ideológica, quiso difundir la idea de que había sido asesinado por sus propios compañeros, indignados por tener como comandante a un negro.

Harry Fisher, el corredor del batallón (mensajero militar), que tomó parte en la ofensiva, lo negó tajantemente: “Fue el primer hombre que subió al cerro. Se encontraba en la posición más adelantada cuando un fascista le disparó en el pecho”.

Esto mismo fue refrendado por David Smith, el médico que le administró coagulantes para tratar de detener la profusa hemorragia.

Oliver Law no pudo asistir al tardío homenaje que recibieron las Brigadas Internacionales el 07 de noviembre de 1996, ni aceptar la nacionalidad española concedida por el Congreso de los Diputados. No recibió los honores ni el reconocimiento merecido en su momento, pero su nombre pasará a la historia.

Sirva este humilde y pequeño homenaje a su figura para mantener viva la memoria de los brigadistas, símbolo imperecedero de la lucha por la libertad y contra el fascismo.

“We came to wipe out the fascists. Some of us must die doing that job. But we’ll do it here in Spain, maybe stopping fascism in the United States, too, without a great battle there”. Oliver Law.

 

 

Bibliografía:

Historynet

https://www.rutasconhistoria.es/loc/cerro-del-mosquito#:~:text=El%20Cerro%20del%20Mosquito%20es,durante%20la%20Guerra%20Civil%20Espa%C3%B1ola.

https://www.nytimes.com/1998/10/16/us/seattle-journal-60-years-after-spain-lincoln-brigade-is-honored.html

https://spartacus-educational.com/SPlawO.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Oliver_Law

https://blogs.publico.es/dominiopublico/2312/madrid-a-oliver-law/

 

Categorías: - - -

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *