At the Gates – The Nightmare of Being

Más atmósfera, más oscuridad.

Siempre me ha parecido que establecer el valor de una obra musical utilizando como referente el propio pasado de la banda es, cuanto menos, una manera tosca e inútil de vandalizar el arte. Si juzgáramos a los artistas tan sólo por sus mejores creaciones, estaríamos obviando el 99,99% del arte, invisibilizando grandes obras. Desde que At the Gates pusiera punto final, en 2014, a su larga travesía por el desierto, la sombra de Slaughter of the Soul ha absorbido parte del brillo de sus nuevos trabajos.

El metal extremo ha cambiado mucho desde 1995 y tan legítimo es aferrarse al estilo de la época, como meritorio es adaptarse a los tiempos y agregar las influencias recibidas a un mismo corpus musical. At War with Reality y To Drink from the Night Itself han seguido una evolución que culmina, de alguna manera, en The Nightmare of Being.

Atrás quedaron (aunque no olvidados), la descarga de riffs sin solución de continuidad y los blast beats a diestro y siniestro. Acorde a las nuevas tendencias, que buscan expresar emociones a través de la creación de texturas sonoras, el estilo de At the Gates se ha refinado y pulido.

No considero este hecho como un intento de parecer moderno, sino que se advierte la verdadera intención de incorporar nuevas formas de expresarse a través de la música que, como no puede ser de otra manera, recoge muchas de las influencias actuales. Atmosférico sin caer en lo contemplativo, con pasajes más progresivos sin llegar al virtuosismo y un manejo más complejo y consciente de los ritmos y cadencias, The Nightmare of Being sigue sonando a At the Gates.

The Spectre of Extinction” y “The Paradox” abren el disco al estilo clásico de la banda, mientras que “Garden of Cyrus” utiliza un enfoque más progresivo (saxofón incluido), “The Fall into Time” se adentra casi en lo sinfónico y “The Abstract Enthroned” comienza con ademanes de black metal.

Queda claro que se trata de el álbum más ecléctico y diverso de la banda, cuya inquietud creativa no es solamente musical, sino que también explora temas líricos profundos e interesantes. En este caso se adentra en la filosofía pesimista, especialmente influenciados por la obra de Thomas Ligotti.

A través de la madura y sólida composición lírica, se reflexiona acerca de la naturaleza humana y, este pesimismo cósmico nos revela que somos una especie maldita, que habita un planeta hostil en un universo que se expande en la más absoluta indiferencia hacia nuestra existencia.

Irónicamente, este pesimismo resulta en cierta manera reconfortante. De manera similar al nihilismo positivo, permite desprenderse de falsas expectativas y realidades artificiales  para hallar pequeñas esquirlas de felicidad de los detalles más minúsculos y mundanos de nuestra vida. Este mensaje se enclava en un núcleo optimismo, envuelto en todo un armazón musical oscuro y amenazante, en el que hay que adentrarse sin concesiones para encontrar su tenue y cálida luz.

The Nightmare of Being es una celebración de la existencia “a pesar de ella”, un manifiesto de la reinvención y una declaración de intenciones de un cuarteto sueco que aún tiene mucha música en la recámara.

 

Categorías: - - - - - -

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *