Fall of Messiah – Senicarne

Sobrevivir en la más absoluta soledad

Llegado el momento ha de abrir por primera vez la Puerta Santa de este Ateneo Oculto vuestro a una banda con el marchamo de Holy Roar Records (y no será la única pronto ya que el viento nos acerca nuevos sonidos). Se trataría en esta ocasión del quinteto de Saint Jans Cappel (en el Paso de Calais, casi en la frontera con Bélgica), Fall of Messiah con su disco Senicarne.

En su currículo tres discos y un EP en febrero de este año, Empty Colors, del que en bandcamp podemos ver y escuchar un tema tan sugerente en el título como I always thought that one day everything would be settled, but everything just went black. En sus credenciales, banda de post-rock que tiene profundas conexiones con el math-rock y el screamo, y algunas afirmaciones en otros medios de encontrarnos ante uno de los discos del año en el estilo.

Surgiendo en una escena tan fervorosa y amplia como la francesa parece una afirmación osada, tanto en el emo (con bandas que nombramos de carrerilla como Aussitôt Mort, Anomie o Birds in Row) como en el post-rock (Year of no Light, Agora Fidelio, Lost in Kiev y otras injustamente no citadas). Es nuestra obligación emitir un juicio (pedido por nadie) por lo que nos situamos frente al monitor para escuchar uno de los adelantos,

 

Una brutal descarga en tres guitarras y varias voces desgarradas y desgarradoras. A nosotras ya nos tiene ganadas pero si acaso alguien tuviese sensación de haberlo visto antes, hay un segundo adelanto que amplía el espectro y que anticipa que en este disco debemos esperar lo inesperado (Monk disapproves this comment).

 

Asumimos como cierto que también parece ya escuchado antes, considerando que no es un demérito en sí, si lo que se produce tiene un nivel de pureza tal como lo escuchado. Pero es muy importante antes de afirmar nada, valorar que oído en conjunto cuando Senicarne se revaloriza. Afirmamos que el grupo ha conseguido que estas diversas influencias, tras un proceso de años de maceración,  mariden para dar forma un disco brillante, lleno de matices, de conexos pasajes musicales sobresalientes imbricados para alcanzar un nivel de energía superior.

Nueve temas en torno a los cuatro minutos de media que a día de hoy parecen cortos pero que, ante la multiplicidad de momentos,  cada corte elabora un mundo propio a explorar que forma parte de un misma sistema. Hay pasajes para bajar a tierra y contemplar seguidos de una sesión de lija guitarrera, desarrollos en ascenso de post-aplauso fácil cuya esperada traca final no es arrebatada para ser ofrecidos como rehenes a enervantes progresiones (en el sentido positivo de la expresión). Puedes tener la espalda ardiente por el castigo de platillos y bombo, y de pronto todo se extingue como la llama de una cerilla ante una corriente de aire y eres engullido por la oscuridad del sotano en que estás confinado. No se asusten, es un disco en el que hay momentos de gozo pero que están siempre amenazados con el desastre.

 

Resulta llamativo que en este proceso de engarzado la voz tome siempre un papel secundario, un recurso más para reforzar sensaciones en cuatro canciones y, en las mismas, en momentos puntuales . No son el instrumento único ni principal para dotar de sentido a lo escuchado; el sentimiento está dominado por lo musical . De ahí que si solo pudiéramos elegir una canción del disco, ésta sería Atlantique, y un momento el pasaje de The loneliest whale in the world (y su canto de 52 herzios) anterior a que la voz finalmente te destruya.

 

Son letras sencillas, sin demasiados artificios ulteriores ni usos inadecuados de términos (como p.e., ulterior). Maneja imágenes de fácil asimilación y trasposición a emociones propias. Hablamos de un mundo humano en decadencia y un ecosistema en peligro; y, en lo personal, de las consecuencias erosivas del tiempo y la desafección ante lo que nos rodea. Una imagen fatalista sobre la lucha sin fin del yo aislado, siempre amenazado por la falta de sentido; pero cuyo objetivo es generar una respuesta, una acción positiva y transformadora. No son gritos puros de rabia, si no, una llamada a la acción desde la emoción desbordada; es el el rugido de quien, en el proceso de liberarse de las ataduras, inevitablemente sale herido.

usaremos este gif en todas las críticas de ahora en adelante

And so we walk, together on the front line
Take me out of this city
Like soldiers at vanguard

Leemos que Senicarne es un juego de palabras entre carne vieja en latín y, al revés, enracines, raíces o enraízado..

Enlaces:
Facebook
Twitter
Instagram
Bandcamp
Holy Roar

Gifs:
Adaptation – Spike Jonze
Accidente de un Boeing 747 de carga en la base de Bagram (Afganistán)
Ghost in the Shell

Categorías: - - - -

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *