Portrayal of Guilt – We are always alone

Manifiesto visceral

Conocí a Portrayal of Guilt Durante la gira en la que acompañaron a Deafheaven y Touché Amoré. Quedé impresionado por su abrasivo directo, su estilo crudo y la atmósfera desoladora que construyeron en contraste con la luminosidad musical que vendría después. Let Pain Be Your Guide fue todo un manifiesto de rabia, situado en una intersección estilística de difícil catalogación.

En este “prometedor” 2021, el joven trío de Austin presenta el segundo acto de una trayectoria que se prevé prolífica y muy interesante.

Se dice que la realidad supera a la ficción y no se trata de palabras banas. Nuestra sociedad es una auténtica distopía que, desde 2018 hasta la fecha, está alcanzando proporciones preapocalípticas. En este marco histórico, Portrayal of Guilt no necesita una prospección temática para encontrar un arcón repleto de tragedias griegas. Nuestro presente es es un terreno sembrado para la angustia y la desesperanza, que sólo necesita de una mano lo suficientemente firme como para arrancar sus frutos y convertirlos en un trasfondo macabro.

We Are Always Alone no deja mucho lugar para la duda. Su propio título indica que órbita alrededor de una soledad que cada vez más forma parte estructural de nuestra sociedad. Sin entrar a debatir la evidente conveniencia de que cada vez nos encontremos más aislados, hacia fuera y hacia dentro, para la supervivencia del sistema social, político y económico, lo cierto es que la soledad nos está conquistando, como el musgo que envuelve implacable las ruinas de una otrora majestuosa fortaleza.

 

Portrayal of Guilt no se enreda en laberintos dialécticos ni reflexiones metafísicas. Su menester es sencillo. Recoge la negatividad y la transforma en casi media hora de angustia y rabia escupida sin filtros emocionales.

Aunque a menudo etiquetados dentro del screamo y el post-hardcore, su espectro de influencias es mucho más amplio, con pasajes crudos y extremos mucho más cercanos al powerviolence o el blackened hardcore.

La instrumentación turbulenta y la inmensa capacidad comunicativa de la voz, logran transmitir una angustia y negatividad a la que no se llega sólo a través de guturales, riffs o blast beats. Es necesario aportar la propia sangre, arrancar las experiencias y las emociones personales para verterlas en la composición y la ejecución, haciendo suyo el dolor para proyectarlo se manera potente y convincente.

Esto es tan sólo la mitad de la esencia de Portrayal of Guilt. Su otra cara es lenta, chirriante y gélida. Desde lo atmosférico hasta el drone pasando por extremos tan singulares como la tangencialidad con la musicalidad oscura de las bandas sonoras de cine de terror.

En la combinación de ambas reside su capacidad para resultar incómodo e hiriente. La manera de combinar, yuxtaponer o entrelazar los momentos de exaltación febril con las pausas al borde de la catatonia, zarandea al oyente a su antojo, creando una experiencia inmersiva, sofocante y plena de sensaciones.

We Are Always Alone es más que un manifiesto. Supera los conceptos de metáfora o representación para exponer las entrañas de sus miembros, arrancando de ellas los sentimientos más viscerales para ponerlos al servicio de una maquinaria emocional, extrema y descarnada.

 

Categorías: - - - - - - - - -

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *