Cross bringer – The signs of spiritual delusions

Cross bringer o cómo negar el apocalipsis

“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”.

Esta cita de Gramsci está hoy más vigente que nunca. La progresiva decadencia del sistema capitalista, el abismo creciente entre los más ricos y los más pobres, el auge de economías que auguran un cambio en el liderazgo mundial y una pandemia planetaria que (casi) nadie esperaba, es el caldo perfecto para el cultivo de movimientos regresivos, reaccionarios y violentos.

Esta reflexión es tangencial a un término proveniente de la tradición ortodoxa rusa. “Prelest” hace referencia a la ausencia de puntos de referencia, la obsesión por encontrar nuevos significados cuando el sistema de valores existente está derrumbándose pero aún no ha sido sustituido por otro.

En este contexto de incertidumbre, distópico y pre-apocalíptico nace Cross Bringer. La posibilidad de que el “nuevo mundo” sea aún más implacable, violento y dictatorial que el actual es muy real. Su debut The Signs of spiritual delusions es la negación de este futurible. A través de la ira, la rabia, el dolor o la agonía pretenden transmitir un mensaje que contrariamente a lo que pueda parecer, no busca deprimir sino combatir de frente la alienación y soledad a la que cada vez más personas se ven abocadas en estos tiempos convulsos.

La impactante portada del disco representa fielmente su carácter. Mostrando a la superviviente de una mastectomía sosteniendo una lanza, se advierte la fragilidad del cuerpo humano, pero también la resiliencia y el valor de la voluntad.

En cuanto al estilo musical, se encuadran dentro del blackened hardcore, aunque sería más precisa la etiqueta de hardcore influenced black metal. Los blast beats, tremolos Y shrieks predominan en la mezcla y es más allá de la composición donde encontramos las mayores pinceladas de hardcore. Por un lado la producción suena más metálica y su carácter es más enérgico que frío, más emocional que atmosférico. Nos referimos, por supuesto, al concepto actual que entendemos por atmospheric, porque atmósfera, en cuanto a la creación de texturas, tiene y mucha.

Rezuma una personalidad emocional e inconformista en la que se advierte la rabia de quien se resiste a aceptar la realidad de una sociedad que le resulta ajena y hostil, revolviéndose ante el conformismo. La voz cruda, las guitarras punzantes, el bajo pulsante y la batería constante y contundente como un martillo percutor suenan oscuras, pero también vitales y rebosantes de energía.

En algún momento nos recordará a Oathbreaker, Celeste o incluso Converge. Entre la emocionalidad de los primeros y la agresividad de los últimos, Cross Bringer hace de la actitud su bandera. Su mensaje es un aullido fruto de su tiempo, desgarrado y doliente, pero cargado de voluntad. Un recordatorio de que no estamos, ni estaremos, solos, aun cuando el mundo se caiga a pedazos.

Categorías: - - - - - - -

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *