Hazemaze – Blinded by the Wicked

Diseccionando los cultos.

Las sectas nunca pasan de moda. A pesar de la socarronería que sazona tal afirmación, no podemos negar que encierra una verdad incontrovertible. Desde el inicio de la civilización humana (y no es difícil imaginar que incluso antes), han existido cultos liderados por gurús. Bajo un halo de misticismo (simulado o autoconvencido), se han servido de la fragilidad de otras personas que encontraron una ficticia sensación de pertenencia al amparo de esto “elegidos”.

La banda sueca Hazemaze, en su tercer trabajo Blinded by the Wicked, exploran la figura del líder cultista con todo el misticismo y oscuridad que cabría esperar. Las personalidades caprichosas, despóticas, abusivas y megalómanas que suelen mostrar son una fuente inagotable de asco y asombro a un mismo tiempo. Bajo su naturaleza destructiva y parasitaria, es común encontrar también un gran carisma, inteligencia y magnetismo.

Toda la oscuridad que emana este delicado tema, es destilada con dedicación y minuciosidad a través de un heavy doom con evidentes dosis de stoner e incluso sludge.

Ubicado siempre en un medio tiempo, ”In the Night of the Light of the Dark” es una apertura excelente. Pegadiza, siniestra y con un groove irresistible, se sumerge sin ambajes en la ponzoña que emanan los lideres cultistas.

Na na na na na na na na líiiideeer

Quizá se eche en falta algo de espíritu aventurero a la hora de forzar los límites de estilo y cadencia. Aún así, encontramos una clara variedad en cuanto al enfoque de cada pista. “Devil’s Spawn”, por ejemplo, adquiere un paso más doom, mientras  “Ethereal Disillusion” muestra más influencias setenteras. “Sectatores et príncipes” es un interesante interludio instrumental, a base de sintetizador y guitarra acústica, que desprende un aroma milenario, folclórico y místico.

Con “Ceremonial Aspersion” asistimos a un requiebro que nos sitúa más cerca del sludge, que se transforma en algo puramente stoner doom en “Divine Halotry”. “Luciferian Rite” cierra el álbum mostrando algo más del atrevimiento que reclamamos anteriormente, con la aparición de algún teclado sorpresivo y un ritmo más acelerado en algunos pasajes.

Más allá de esta sensación de cierta contención, Blinded by the Wicked es una obra sólida y carismática. Apoyada sobre una producción excelsa, no cae en el excesivo culto (nunca mejor dicho) al clasicismo del género, pero tampoco trata de diferenciarse artificialmente de sus evidentes influencias.

Con una evolución creciente, su sonido ha evolucionado siempre en positivo desde su debut en 2018, ganando consistencia y solvencia hasta adquirir el empaque y contundencia presentes. Con este tratado sobre los febriles apetitos de los líderes cultistas, Hazemaze se consagra en la experticia de los saberes oscuros de la naturaleza humana.

 

Categorías: - - - - - -

Leave a Reply

Your email address will not be published.